martes, 11 de abril de 2017

The Treniers • Rockin' Is Our Bizness



The Treniers son, indudablemente, uno de los primeros (si no el primero), auténticos grupos autónomos de rock and roll. También son, probablemente, los más longevos entertainers en activo en el showbiz. Entre los más agudos observadores, ellos permanecen como el único grupo de pioneros de Jump Blues que no sólo prosperaron cuando el resto del mundo se subió al carro de su material Rock'n'Roll (unos diez años después de iniciarlo) sino que continuaron prosperando en décadas posteriores como un grupo de éxito lejos de las típicas actuaciones de hotel. El grupo ha sobrevivido a los interminables ciclos de tendencias pop, no a pesar de su resistencia a cambiar, sino precisamente por eso. Las actuaciones de The Treniers son hoy tan vitales e hipnóticas como lo eran en la época en que ayudaron a crear el Rock'n'Roll. Me gusta pensar que han estado demasiado ocupados divirtiéndose como para percatarse de ello.




Gemelos idénticos, Claude y Cliff Trenier nacieron en una familia muy musical en Mobile, Alabama, un 1q4 de Julio de 1919. En 1939 empezaron a acudir a la Alabama State, pero los estudios no desviaron su amor por la música. Montgomery era entonces un semillero de talento musical y los gemelos pronto se pusieron a actuar con colegas como Joe Newman, el saxofonista Don Hill (que todavía sigue con el grupo hoy), y el pianista Gene Gilbeaux. Después de dejar la escuela, y después de que la IIª Guerra Mundial los alejara de la música durante un tiempo, regresaron. Claude inició una estancia con la imperecedera Jimmie Lunceford Orchestra, llevándose a Cliff para grabar "Buzz Buzz Buzz" (que aparece en la reedición de Dr. Horse, You're Killin' Me) y el propio Claude prestó su voz para unas cuantas leyendas del jazz. En 1945 Claude tuvo un año de éxito ocupando plaza en el Melody Club y después reemplazó al genial (pero malhablado) Wynonie Harris en el Club Alabam. Los gemelos, sin embargo, eran inseparables y se unieron enseguida y, finalmente, echaron mano de Gene Gilbeaux, que se convirtió en el arreglista de la banda, y Don Hill acompañando desde la cortina.
Estos artistas fueron conocidos primero como “The Trenier Twins and the Gene Gilbeaux Orchestra”, después como The Trenier Twins y, finalmente, como The Treniers. Habían nacido, con toda seguridad, pateando y aullando. Firmaron su primer contrato discográfico hace más de medio siglo con Mercury Records; rápidamente se forjaron una reputación, sobre todo por sus frenéticos movimientos en escena y también por su propia música. Aunque Claude y Cliff fueran innegablemente los protagonistas al frente, la banda al completo se meneaba en perfecta sincronía, como siameses quíntuples conectados por un sencillo interruptor. Ágiles como una serpiente, más salvajes que una hiena, el grupo era una permanente máquina móvil. Por lo tanto, ¿cómo no moverse cuando The Treniers están en tu aparato stereo, tu TV o, si eres lo bastante afortunado, en escena, en vivo y ante tus ojos? El ritmo y la alegría que generan, es contagiosa.
A principios de los 50 empezó en auténtico apogeo de The Treniers. En unión de su hermano mayor Buddy y del más joven Milt, firmaron con el legendario sello OKeh, produciendo una notable cadena de lados Rock'n'Roll estremecedores, cada uno de ellos extraordinario en términos de calidad, cuando no también de ventas. Se ha dicho que The Treniers no podían trasladar toda la energía que desplegaban en sus actuaciones en vivo, a sus grabaciones en estudio, pero lo que nos legaron fueron algunos de los mejores momentos del Rock'n'Roll que se hayan hecho nunca. "Rockin' Is Our Business", "Rockin' On Saturday Night" y "It Rocks, it Rolls, it Swings!", todos ellos son evidencias de su facilidad para el rock’n’roll.
La celebración a la bebida en "Hadacol (That's All)", el “horniness” de "Poon-Tang!" («Poon is a hug! Tang is a kiss! Uh, yeah...») y la audaz letra en el clásico "(Uh Oh) Get Out Of The Car" (copiada por Richard "Louie Louie" Berry y Sammy Davis, Jr.), fueron todas hechas en clave de alegría, pero fueron los comienzos de una revolución que, afortunadamente, fue televisada. Tomando prestado lo que aprendieron de aritstas con los que habían trabajado y admirado como Louis Jordan, Amos Milburn, Wynonie Harris, Roy Brown y Jimmie Lunceford, The Treniers añadieron su toque personal e inimitable e hicieron prácticamente de todo de cualquier forma imaginable. La expresión “Rock and Roll” era todavía más conocida como una metáfora sexual y The Treniers se encargaron de llevarla al climax.
Otros artistas recogerían pronto los frutos de las semillas que otros habían sembrado, pero The Treniers se encontraron por derecho propio en una posición muy respetable, visible hacia 1956, pese a su marcha de OKeh Records. Alcanzaron una audiencia más amplia a través de varios programas de televisión, entre ellos los de Jackie Gleason y Red Skelton, y a través de algunas películas como “Don't Knock the Rock” y “The Girl Can't Help It”, que son hoy sus interpretaciones más conocidas. En la primera, The Treniers aparecieron con Alan Freed, (que había sido honrado por The Treniers con un tema que sirvió de sintonía para algunos de sus programas) y junto a Little Richard y Bill Haley. Para aquellos que reconocen el lugar de Haley como una de las puntas de lanza del rock’n’roll con "Rock Around The Clock", existe otro linaje directo entre The Treniers y el nacimiento del rock’n’roll.
Haley, que había visto las actuaciones de The Treniers en New Jersey cuando él era todavía un artista country con The Saddlemen, «y no era nadie» como dice Claude, se vio influido significativamente por su sonido y su show. En “Don't Knock The Rock”, la interpretación explosiva y alocada de "Rockin' On Saturday Night" a cargo de The Treniers, repleta de palmadas y chasquidos de dedos es, a la vez, provocativa y surrealista. Pero la incluso más bufona, "Out Of The Bushes", se lleva el premio. Junto al guaperas de Milt, con su casi robótica afectación, Claude y Cliff hold court in bughouse square, each attempting to outdo the other in sheer craziness, even resorting (before even some parents of the Lallapaloser Nation were born) to stage diving! The song itself, more or less a word of warning from a stalker, ("Something's gonna jump out of the bushes and grab you..." is an outrageous combination of some more complicated Jazzy sequences and The Treniers' own brand of contagious humor. It even spawned one purely novelty version by Joe Besser soundalike Crazy Otto. "It was big in Guam," Claude jokes today.
Su momento cinematográfico culminante llegó en forma de “The Girl Cant Help It”, la película sobre rock’n’roll más grande de todos los tiempos. En primoroso Technicolor y sonido estereofónico, The Treniers interpretaron una auténtica locura, "Rockin' Is Our Business", entonces su canción emblemática y con la que todavía abren sus actuaciones. Incluidos en un “package”, entre una pléyade de estrellas que incluían a Little Richard, Julie London, Gene Vincent, Eddie Cochran, Fats Domino, Abbey Lincoln y The Platters, The Treniers still stand out like Jayne Mansfield's Double D's! Únicamente Little Richard podía tener posibilidades de superarles por su fastuosidad y convicción, pero también porque tuvo la oportunidad de hacer ¡tres! canciones.
A finales de los 50 el rock'n'roll estaba en llamas, no de gloria sino de defunción, escándalos y confusión personal. Alan Freed fue crucificado por escándalos de payola. Dick Clark, inexplicablemente, eludió un destino parecido, aunque empezara programando disco tanmalos, que el propio Freed no se hubiera molestado en pagar por ellos. Clark se convirtió en el nuevo líder del movimiento, mientras Freed murió en la ruina. A los que quedaron vivos no les fue mucho mejor. The Treniers estaban incluidos en la desgraciada gira de Jerry Lee Lewis por Inglaterra, y donde se destrozó a sí mismos al hacer público su matrimonio con su prima adolescente. «¡Qué falsedad tan enorme!», señala Claude. ¿Dónde podían refugiarse The Treniers en los albores de una época de teen idols que no sabían hacer rock’n’roll aunque les partieran la cabeza? ¿Puedes creerlo? ¡Las Vegas!
Una vez que el humo dejó paso a una mejor visión, The Treniers se encontraron funcionando bien en el circuito Las Vegas - Atlantic City. Milt les había dejado por entonces para intentar una carrera por cuenta propia, grabando algunos lados muy fuertes con una voz baritonal no muy diferente de la de Screamin' Jay Hawkins. Su sobrino Skip, también poseído por una buena colección de instrumentos de viento, y de buen aspecto que era capaz de que las damas giraran la cabeza, ocupó el puesto de Milt y sigue con el grupo hasta el el día de hoy. Rock’n’roll y Las Vegas habían sido hasta ese momento compañeros extraños. Incluso Elvis fracasó en Las Vegas en su primera aparición en 1956. Pero The Treniers supieron anticipar que los patrones no sólo querían un espectáculo, sino el sol, la luna y las estrellas también, y The Treniers estaban allí para dárselas. Louis Prima ya había demostrado que se podía rockear en Sin City (la ciudad del pecado) y no morir de hambre. Aunque sus primos lejanos, los componentes del Rat Pack (excepto Sammy al que le gustaba cualquier cosa que sonara hip) menospreciaran al rock'n'roll calificándolo como una moda pasajera, Prima escenificó su regreso incorporando sus ritmos en sus actuaciones. Con carisma y versatilidad (dominaban perfectamente cada estilo imaginable de pop de la época) The Treniers, junto a Prima y su compañero Sam Butera, fueron los únicos artistas que hicieron rock’n’roll en Las Vegas y Atlantic City con clase y sin compromiso. Para cuando otros intérpretes de rock'n'soul fueron ganando aceptación a principios de los 70, ellos ya se habían consolidado. Una de aquellas figuras fue Elvis Presley que cuando conoció a The Treniers les dijo que cuando era chico él había aprendido "Good Rockin' Tonight" a partir de su versión, la de los Treniers.
Su hermano Milt abrió un lounge de tipo más swing en la ciudad de la que era su esposa, Chicago. Contrata a la banda dos veces al año entre sus compromisos en Las Vegas y Atlantic City, aunque sus visitas a la Windy City (ciudad de los vientos) han sido más esporádicas desde que el aura de Atlantic City haya perdido intensidad en años recientes. A lo largo de los años han compartido escenario con tipos como Sinatra, Sammy Davis, Jr. y Bill Cosby. Cosby se encariñó de tal forma con Cliff que llamó a su personaje televisivo, Heathcliff Huxtable, después de conocerle. Su éxito en Las Vegas ha sido fenomenal e incluso recientemente, contra todo pronóstico, han conquistado el “Las Vegas Entertainers of the Year” unas cuantas veces.
El grupo mantenía una longevidad notable y parecía indestructible pero, desgraciadamente, hace catorce años llegó un recordatorio de nuestra propia fragilidad. En 1983, Cliff Trenier falleció. Claude tuvo que enfrentarse entonces a, probablemente, la decisión más importante de su vida. ¿Debía dejar el grupo o debería conducirlo en memoria de Cliff? La obligación era tan fuerte entre estos gemelos, que las decisiones de cada uno estaban indudablemente influidas por el otro. Cliff había sido llamado a un nuevo hogar y, para el resto de los Treniers, su hogar en esta vida estaba claro. Volvieron al escenario. Skip, cerca ya de sus 25 años con el grupo, fue capaz de desenvolverse al frente con Claude (Buddy ya se había retirado). Don Hill todavía sigue prestando su hechicero saxo para la banda, mientras actúa ante las incesantes pifias de Claude y Skip. Dave Akins, también un veterano de años, sigue el ritmo mientras fuma, y mientras las adquisiciones más recientes, el bajista Donald Jackson y el hombre de los teclados Jack Holland, siguen la senda y colaboran en los movimientos.
Presenciar ahora a The Treniers es sentirse trasladado a una atmósfera y una edad que que uno ya había olvidado al creer que nunca jamás la vería. La cordialidad que comunican y el evidente amor por su trabajo son también genuinos. Su complicidad con el público, uno a uno, se ve raramente en otras partes, y nos trae cosas que nuestra generación se ha perdido. La mayoría de los intérpretes más jóvenes deberían moverse como lo hacen Claude y Skip do todavía hoy. Por supuesto que The Treniers acabarían en el Hospital si siguieran haciendo todas las cosas que solían hacer en escena, pero eso mismo sucedería si mucha gente de mi edad intentara hacer lo que los Treniers hacen todavía cada noche. The Treniers son todavía, como siempre, un grupo para el directo. Siempre vivos y siempre en vivo.
LONG LIVE THE TRENIERS
By John Battles and Jake Austen
(From october #18, 1997)
http://hallelujahrnr.hostweb4u.info/index_archivos/TheTreniersBiografia.htm


////////////////////////////////////////////////////


From Wikipedia, the free encyclopedia
Genres R&B, jump blues
Years active 1947-2003
The Treniers were an American R&B and jump blues musical group,[1] led by identical twins Cliff and Claude Trenier with the Gene Gilbeaux Orchestra which included Don Hill on saxophone, Shifty Henry and later James (Jimmy) Johnson on bass, Henry (Tucker) Green on drums and Gene Gilbeaux on piano, along with the Treniers Twins and later, additional Treniers brothers Milt, Buddy and nephew Skip joining the group on vocals. The group's name was shortened to "The Treniers", and there were many other session musician and line up changes over the years including Herman Washington and Mickey Baker on guitar.


 

 



Tracklist:
A1 Rockin Is Our Bizness (US NO. Okeh, April 1953)
Written-By – Claude Trenier, Cliff Trenier
A2 Rock-A-Beatin' Boogie (Okeh 7023, March 1954)
Written-By – Bill Haley
A3 Get Out Of The Car (Okeh 7050, January 1955)
Written-By – Richard Berry
A4 Hi-Yo Silver (Okeh 6932, December 1952)
Written-By – Claude Trenier, Harold Burrage
A5 It Rocks, It Rolls, It Swings (Okeh 6853, February 1952)
Written-By – Claude Trenier, Cliff Trenier, Don Hill
A6 Plenty Of Money (Okeh 6804, July 1951)
Written-By – Claude Trenier, Cliff Trenier
A7 Hadacole That's All ( Okeh 6876, May 1952)
Written-By – Unknown Artist
A8 Rockin' On Sunday Night (Okeh 6904, August 1952)
Written-By – Mary Holtzman, Ray Ellis
B1 Go Go Go (Epic 9127, October 1955)
Written-By – Claude Trenier, Don Hill, Gene Gilbeaux
B2 Trapped In A Web Of Love (Okeh 723, March 1954)
Written-By – Jeanne Burns
B3 Long Distance Blues (Okeh 6876, May 1952)
Written-By – Claude Trenier, Cliff Trenier
B4 Hey Little Girl (Okeh 6826, September 1951)
Written-By – Robert Hill (4), Sam Singer (3)
B5 Bald Head (Okeh 7035, June 1954)
Written-By – Claude Trenier, Roy Byrd
B6 Poon Tang (Okeh 6932, December 1952)
Written-By – Jerry Ross (2), Richard Adler
B7 The Moon Dog (Okeh 6937, January 1952)
Written-By – Fletcher Peck, Francis Short
B8 Taxi Blues (Okeh 6853, February 1952)
Written-By – Feather*

102 MB / 320 Kbps





This file is intended only for preview!
I ask you to delete the file from your hard drive after reading it.






2 comentarios: